Codificación para los dispositivos médicos y estándares semánticos

Con relación a los Dispositivos Médicos se debe desarrollar un conjunto mínimo de datos, centrado en el ciudadano, la familia y la comunidad con estándares (semánticos y sintácticos), integrados con interoperabilidad, bajo arquitecturas modulares con interfaces estandarizadas y otras tecnologías disponibles, de tal manera que el sistema debe asegurar que la información del conjunto mínimo de datos esté disponible para los integrantes: planificadores, gerentes en salud, directores y administradores, profesionales, pacientes y ciudadanos y demás entidades o personas responsables de acciones en salud, en todo caso, se deberá respetar la reserva de los datos.

Los estándares para la CODIFICACIÓN y el estándar semántico para los dispositivos médicos en Colombia que ya tiene listos el gobierno nacional.

Recordemos que la Resolución 2535 de 2013 reglamentaria del Decreto Ley 019 de 2012, define el estándar semántico y determina sus etapas como parte integral del proceso de codificación de los insumos y dispositivos médicos, a los cuales el INVIMA otorgue registro sanitario o permiso de comercialización, e igualmente establece que este Ministerio tendrá a su cargo, la administración de la información a través del Sistema Integrado de Información de la Protección Social (SISPRO), así como la coordinación de la operación del estándar semántico con la mencionada autoridad sanitaria.

ALCANCE DE LA RESOLUCIÓN

La presente resolución (borrador) aplica para los dispositivos médicos en serie, los equipos biomédicos, los dispositivos médicos o equipos biomédicos vitales no disponibles y los reactivos de diagnóstico in vitro, que para efectos de la presente resolución se entenderán como dispositivos médicos de uso humano, de acuerdo con las definiciones y clasificación de riesgo establecidos en el Decreto 4725 de 2005 y para los reactivos de diagnóstico in vitro de acuerdo con la definición y clasificación de riesgo establecida en el Decreto 3770 de 2004, o la norma que los modifique, sustituya o adicione.

ÁMBITO DE APLICACIÓN

Las disposiciones contenidas en la presente resolución son de obligatorio cumplimiento para los siguientes actores y agentes:

Fabricantes, titulares e importadores de dispositivos médicos de uso humano autorizados por el INVIMA en el registro sanitario o en el permiso de comercialización, según corresponda. Todas las personas naturales o jurídicas que soliciten ante el INVIMA autorización de importación de dispositivos médicos vitales no disponibles. Todas las personas naturales o jurídicas que ejercen actividades relacionadas con fabricación, importación, comercialización, distribución y uso de dispositivos médicos de uso humano.

Entidades Administradoras de Planes de Beneficios – EAPB definidas en el artículo 2 de la Resolución 1531 de 2014 expedida por este Ministerio y los sujetos de inspección, vigilancia y control de la Superintendencia Nacional de Salud enunciados en el numeral 121.1 del artículo 121 de la Ley 1438 de 2011.

Instituciones Prestadoras de Servicios de Salud.

Entidades, públicas, privadas y mixtas, que realicen pagos por atención en salud, en cualquier modalidad de atención y contratación relacionados con dispositivos médicos de uso humano.

Entidades públicas, privadas y mixtas del Sector Salud y Protección Social que en su operación manejen dispositivos médicos de uso humano y que realicen pagos por atención en salud, en cualquier modalidad de atención y contratación. Todos los demás integrantes del Sistema de Salud en Colombia.

IDENTIFICADOR DEL DISPOSITIVO MEDICO IDM

Es un código nacional de carácter público asignado por el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos – INVIMA, que permite la identificación específica de cada uno de los dispositivos médicos de uso humano que se comercializan y usan en Colombia, conformado por:

El código de equivalencia del nomenclador internacional de dispositivos médicos compuesto por seis (6) caracteres alfanuméricos, un guion (-). El código asignado al fabricante compuesto por seis (6) caracteres alfanuméricos, un guion (-).

El código asignado a cada referencia del producto que corresponde al conjunto de seis (6) caracteres alfanuméricos que está comprendido entre 000001 y 999999.

CÓDIGO GMDN

Código único internacional de carácter confidencial y de acceso exclusivo para el Ministerio de Salud y Protección Social, el INVIMA, el fabricante, titular o su importador autorizado, asignado por la Agencia GMDN a través del cual se obtiene información del nombre genérico, definición, componentes y uso del dispositivo médico.

CARACTERÍSTICAS DEL IDENTIFICADOR DEL DISPOSITIVO MEDICO

El IDM tiene las siguientes características:

Único: Cada dispositivo médico tiene un solo identificador, el cual a su vez no identifica ningún otro producto contemplado en el universo de estas tecnologías. Invariable: El identificador no cambia con el tiempo.

Público: El identificador es de uso público.

Obligatorio: El identificador es de uso obligatorio para todos los actores y agentes descritos en el artículo 3° de la presente resolución, en todos los procesos del sector salud y que involucren el ciclo de vida de las tecnologías objeto de este acto administrativo.
Lee más

Lanzamientos del 2018 moverían la caja de Abbvie en unos 3 años

La farmacéutica pretende introducir este año una línea de medicinas oncológicas que están en otros mercados, y buscan aprobación local.

La introducción de medicamentos para el cáncer, que cada vez son más necesarios y consumidos en el país, será una de las bases principales del crecimiento de laboratorios Abbvie durante los próximos años a nivel local, según lo expresó su gerente general en Colombia, Eduardo Molinari.

Sin embargo, todavía están pendientes de la aprobación por parte del Invima. Desde Bogotá, el directivo maneja, además, la operación hacia Bolivia, Perú, Ecuador, Venezuela, Centroamérica y El Caribe (excluyendo Puerto Rico).

Molinari aclaró que los resultados de la comercialización de esos productos no se verán en el corto plazo, sino en un lapso mayor y por eso las perspectivas de un incremento de ingresos en el actual ejercicio son moderadas. En este año, los directivos aspiran a que se repita un balance muy similar al del 2017, cuando el crecimiento rondó en cerca de un 5%.

“El mercado farmacéutico en el país está pasando por una etapa de crecimiento moderado y uno de los vectores para la empresa está asociado con nuevos lanzamientos; lo que estamos presentando va a tener un impacto en unos dos a tres años, y ahí es donde esperamos un crecimiento importante”.

El gerente regional de Abbvie se manifestó de acuerdo con las últimas políticas de transparencia promulgadas por el Ministerio de Salud en diciembre, que obligan a reportar los aportes económicos que los laboratorios de su tipo hacen a terceros, como médicos y personal de salud.

“Estamos alineados con esto, nos parece positivo; de hecho, se está discutiendo con el Gobierno cómo implementarlo. Pero también es importante exigir que se haga en todas las empresas (del sector)”

Por tratarse de una firma que cotiza en el mercado de valores, Molinari no dio datos de su facturación local, pero a nivel global, los últimos resultados reportados por esta compañía –que es producto de haber escindido la división de investigación y farmacéutica innovadora de laboratorios Abbott, hace cinco años– muestran ingresos de 26.638 millones de dólares.

En el 2017, más de 1,3 millones de personas en el territorio colombiano fueron tratadas con terapias de Abbvie. El periodo en mención también trajo consigo el reconocimiento de la firma como el mejor lugar para trabajar entre las farmacéuticas.

“Hemos fundado una nueva cultura de innovación y colaboración, porque nuestro propósito es trabajar para mejorar la vida de los pacientes y, con el buen ambiente laboral tenemos gente motivada para buscar ese propósito”, dijo Molinari.

Abbvie cuenta con 13 plantas en el mundo, desde las cuales abastece todos los mercados en los que está presente. En el país no desarrolla ninguna actividad productiva, pero sí tiene una amplia distribución y lleva en marcha 24 estudios clínicos, principalmente en las áreas de oncología e inmunología.

Lee más

Fundación Valle Del Lili Y Hospital San Ignacio: Certificados Como Hospital Universitario

La Fundación Valle del Lili y el Hospital San Ignacio recibieron la certificación como hospital universitario, emitida por la Comisión Intersectorial de Talento Humano en Salud, en nombre del Ministerio de Educación Nacional y el Ministerio de Salud y Protección Social. Los lineamientos para este logro están consignados en la resolución 3409 de 2012 del Ministerio de Salud y Protección Social, a partir de la Ley 1438 de 2001, que define ‘hospital universitario’.

Para certificar como hospital universitario a una entidad prestadora de servicios de salud, estos lineamientos incluyen que dichas instituciones tengan acreditación de alta calidad, condiciones aptas para la formación, recursos para el bienestar universitario, procesos que integren las prácticas clínicas, la educación, la asistencia y la investigación, y servicios que permitan desarrollar programas docentes, entre otros aspectos.

Luis Alberto Escobar Flórez, subdirector de Educación de la Fundación Valle de Lili, afirmó que “Es un privilegio para la Fundación recibir el reconocimiento de la Comisión Intersectorial, que entendemos como una de las decisiones de trascendencia en sectores de la salud y educación. Como Fundación llevamos ocho años en busca de esta acreditación y es la respuesta a una tarea comprometida, juiciosa y honesta”.

La Fundación Valle del Lili cuenta actualmente con 530 estudiantes incluyendo la formación en primera y segunda especialidad, y 30 estudiantes y colegas de diferentes partes del mundo, que acuden en búsqueda de una experiencia de práctica observacional con diferentes especialistas y sub-especialistas de la Institución. Se han establecido durante años convenios de docencia con universidades acreditadas como las del Valle, Cauca y otras de alta calidad.

La institución de salud y educación cuenta con 5.000 personas del recursos humano. La mayoría de sus 527 camas están destinadas a cuidados intensivos y de alta complejidad. Se destaca en la actividad de trasplante de corazón, hígado, riñón y médula, de la mano del nacimiento de la especialización de trasplante de órganos abdominales, una de las pocas del país.

La Fundación invirtió recientemente 33.000 millones de pesos en la torre 7, destinada a bienestar universitario, además de biblioteca, y otros servicios administrativos y de consulta externa. En la torre 1 se invierten 3.500 millones en el edificio de consultorios.

Por su parte, Julio César Castellanos, director general del Hospital Universitario San Ignacio, afirmó que “Con esta certificación ratificamos que todos y todas desde nuestra vivencia cotidiana en el Hospital con estudiantes de pre y posgrado, mediante nuestro ejemplo y comunicación asertiva, asumimos el reto de apoyar a la Universidad en la formación de los mejores para el mundo. Como lo anotó Albert Einstein: Dar el ejemplo no es la principal manera de influir sobre los demás; es la única manera”.

El Hospital San Ignacio tiene 75 años de trayectoria, ha sido el lugar de practica de los estudiantes de medicina y otras disciplinas de la Pontificia Universidad Javeriana. En la actualidad cuenta con más de mil estudiantes de pregrado y 369 de posgrado, atiende un promedio mensual de 22 mil personas en el servicio de Consulta Externa y 13 mil personas en sus unidades de urgencias, y se consolida como uno de los hospitales de alta complejidad más reconocidos en el país, por sus más de 50 especialidades clínicas, tecnología de punta para realizar sus procedimientos y por ser pionero en centros como la Clínica de Errores Innatos del Metabolismo (que estudia y trata a pacientes con enfermedades huérfanas), el Centro de Memoria y Cognición Intellectus y el Centro de Atención Integral en Cuidados Paliativos, únicos en el país.

Actualmente en Colombia existen once hospitales universitarios reconocidos como tal: Fundación Santa fe de Bogotá, Fundación Cardioinfantil, Sociedad de Cirugía de Bogotá, Hospital universitario de San José, Fundación cardiovascular de Colombia en Bucaramanga, Hospital Pablo Tobón Uribe y San Vicente de Medellín, Federico Lleras, Instituto Roosevelt y recientemente el Hospital San Ignacio y La Fundación Valle del Lili.
Lee más

Congreso alerta sobre la crisis en el sector salud que está viviendo el país

El senador Horacio Serpa denunció que continúan las irregularidades en el sector salud en el país. “El gobierno sigue diciendo que hay un cubrimiento del 100 por ciento de salud, y que los centros de atención prestan un servicio óptimo que no se ve por ningún lado”.

Añadió que “es una circunstancia muy complicada, hay crisis financiera, corrupción, incumplimiento por parte de las Empresas Prestadoras de Salud, hay toda clase de falta de responsabilidad y fallas en lo que tiene que ver con la vigilancia y control”. “El modelo actual no sirve, la plata no alcanza, se pierde, los hospitales públicos están llamados a la quiebra y la gente que es la beneficiaria del sistema sigue sufriendo dificultades enormes”, acotó el legislador.

A su turno el senador Manuel Enríquez Rosero, aseguró que en el departamento de Nariño las fallas siguen siendo reiterativas: demoras en autorizaciones, hospitales y clínicas con problemas administrativos, la falta de médicos y especialistas, entro otros. “La Supersalud ha venido trabajando y fortaleciendo ese equipo de trabajo, pero en las regiones no hay la presencia que se debería tener. Ojalá tuviera unas regionales para facilitar la mayor prontitud en la atención”, puntualizó el legislador nariñense. Denunció mal manejo administrativo del Hospital Universitario, donde se han contratado 600 nuevos funcionarios, “es la hora que el hospital no tiene un gerente en propiedad, el que está no asume responsabilidad y no resuelve nada”. Sugirió una Panta temporal.

De otro lado solicitó la construcción de un nuevo hospital para Tumaco, con el fin de atender los más de 200 mil habitantes del municipio y los pacientes de las poblaciones circunvecinas. Por su parte el Superintendente de salud, Norman Julio Muñoz Muñoz, quien atendió la convocatoria de la comisión, resaltó el carácter técnico que se la ha dado a la entidad en la presente administración. Reconoció como el gran problema la crisis financiera del sistema de salud, en donde se detecta la corrupción, informalidad, fallas de regulación, control de medicamentos, que generó dificultades en favor de unos terceros, como los pacientes y unos beneficios como los laboratorios que se lucraron de esa falta de regulación.

“El desbalance es de cerca de 2 billones, nos estamos gastando más de los que tenemos, afectando no solo a los prestadores sino a todos los que están en el ciclo”, indicó el funcionario. Como estrategia desde el gobierno, el funcionario anunció la recuperación patrimonial del sistema, a través de unos instrumentos financieros para beneficiar a las empresas prestadoras de salud, y unos nuevos recursos corrientes presentes en la reforma tributaria, “si este balance no se corrige la cartera vencida nunca se va a poder resolver de manera rápida, coherencia entre los recursos disponibles y los gastos”.

El senador Jorge Iván Ospina, advirtió que el actual sistema de salud es un sistema al borde de colapso. “La supervivencia por cáncer de aquellos pacientes que han tenido un tratamiento oportuno, en niños es del 85% casi 9 de 10 niños sobreviven, en las entidades que ud ha intervenido la supervivencia por cáncer es de 35%. Mueren porque no hay tratamiento oportuno, interrupción del tratamiento, ni suficiente número de especialistas con calidad”.

“En los últimos 5 años la mortalidad de mujeres embarazadas en el país no se ha reducido y en las entidades intervenidas por el gobierno -Cafesalud y Salucoop o Medimas – se ha duplicado, 8 niños en promedio quedan huérfanos”, puntualizó el congresista. Finalmente, el senador Alexander López Maya, aseguró que “Hoy quien ha salvado vidas en este país es la tutela, es el médico ejemplar para garantizar la vida de los colombianos, que garantiza el acceso al sistema de salud”. El caso más aberrante de corrupción en el sector salud es el de Salucoop, pero nuestra justicia no ha funcionado, los directivos responsables andan campantes por la calle. Y un tema de corrupción tapa otro, hoy es el caso de Odebrech.
Lee más

Flujo de caja, el gran problema del sector salud en Colombia

Alrededor del 30% de la facturación de la salud en Colombia se devuelve, desencadenando la falta de recursos del sector salud para atender con calidad a los pacientes.

En otras palabras, el problema fundamental no es la falta de recursos, sino la falta de flujo de dinero entre los diferentes actores. Según datos de la Superintendencia de Salud, “las EPS llevan tres años en rojo y solo este año perderán 1,8 billones de pesos”.

Esta brecha se produce no solo porque los colombianos están demandando más servicios, medicamentos y terapias de última tecnología, sino por la falta de una estandarización de la información, que sumado a procesos que no soportan la voluminosa operación de armado, cobro y pago de cuentas médicas; ocasionan la pérdida de facturas, autorizaciones, registros de los pacientes y una falta de control y seguimiento en las operaciones.

Pensando en esta situación, la Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas –ACHC-, realizó una investigación con el objetivo de analizar el escenario que afrontan sus instituciones afiliadas para conocer a fondo el impacto de la problemática de flujo de recursos en las clínicas y hospitales. Como resultado, se determinó que: “la crisis financiera le ha costado al sector hospitalario una suma superior a los $5.8 billones de pesos”, según el último estudio No 36° de cartera del 30 de junio de 2016, elaborado con una muestra de 140 Clínicas y Hospitales afiliados.

Adicional a esto, se encontró que más del 18% de las camas hospitalarias del país correspondientes en su mayoría a IPS de alta y mediana complejidad, tienen una concentración de cartera en mora (mayor a 60 días, según lo estipulado por la normatividad vigente) superior al 58%, lo que corresponde a más de 3 billones de pesos. Otro de los hallazgos importantes del estudio radica en que dicha morosidad está concentrada en diez Entidades Promotoras de Salud –EPS-, de las cuales tres son de naturaleza pública o mixta, es decir, son EPS con una participación importante del Estado.

Las problemáticas mencionadas anteriormente hacen parte de la crisis financiera del sistema de salud, que podría ser mitigada con el armado de cuentas, una plataforma tecnológica de Carvajal Tecnología y Servicios que reduce significativamente los retrasos e inconsistencias que se presentan a diario. Logrando en IPS y EPS un movimiento de caja más saludable, que se traduce en mejores indicadores financieros y una atención al paciente más humana.

¿Qué función cumple la solución Gestión de cuentas médicas de Carvajal Tecnología y Servicios?

La plataforma de gestión de cuentas médicas permite la optimización de los procesos de pre facturación y garantiza la calidad de soportes y trazabilidad de los mismos.

Adicionalmente, se obtiene una reducción del ciclo interno de facturación y del armado de cuentas, lo cual impacta positivamente los tiempos de radicación y conciliación, por ende, se ve reflejado positivamente en el flujo de caja de la institución.

¿Y la Factura Electrónica?

Según la Dian; las empresas y entidades del sector salud estarán obligadas a facturar electrónicamente bajo el decreto 2242 de 2015. Pero las facturas deben estar bien soportadas y validadas para así lograr que el proceso de emisión y recepción sea efectivo. Ahí radica la importancia de contar con una solución de gestión de cuentas de modo que la implementación de la facturación electrónica no se convierta en una pesadilla. Los actores del sector salud deben buscar un proveedor integral que sea operador autorizado por la Dian.

Propuesta de Carvajal Tecnología y Servicios

A. Reducción del tiempo del ciclo: el trámite de cuentas se hará en máximo 10 días. B. Posibilidad de ahorro aproximado de hasta del 70% del valor actual de la transacción. C. Optimización del proceso de auditoría médica en cuanto a variables generales como: número de días de radicación, porcentaje de glosas (cuentas medicas devueltas por información imprecisa), trazabilidad de la información (control paso a paso del proceso del paciente) y cumplimiento de tiempos establecidos en normas (tiempos de radicación y respuestas).
Lee más

Se han detectado carteles de la hemofilia, enfermos mentales y hasta recobros

La corrupción en Colombia no da tregua. La Contraloría General de la República dio a conocer los 7 casos más emblemáticos del robo de recursos del sistema general de participación en el sector de la salud.

De acuerdo con el informe del organismo de control fiscal, el hecho más grave tiene que ver con los carteles de la hemofilia en los departamentos de Córdoba en donde se perdieron $ 50.000 millones y en Bolívar con $ 25.000 mil millones.

El tercer caso más sonado de corrupción es el referente a los falsos pacientes de Previsar con un detrimento patrimonial de $ 6.376 millones. También se encuentra el cartel de los enfermos mentales en el departamento de Sucre con una pérdida de recursos estimados en $ 3.786 millones.

Pero el robo de los recursos públicos no termina ahí. También la Contraloría detectó robos en el cartel de la hemofilia en Sucre por $ 2.900 millones, terapias incompletas a niños con síndrome de Down $ 1.345 millones y para concluir este panorama desolador de robos están los recobros del consorcio Fidufosyga por hemofilia por un valor de 485 millones de pesos.
Lee más

Procuraduría suspende al Superintendente de Salud por caso Medimás

Sanción será por tres meses. La entidad permitió que la EPS funcionara sin tener lista red de IPS.

Norman Julio Muñoz, superintendente nacional de salud
Por cuenta de las irregularidades en la entrada en operación de la EPS Medimás, la Procuraduría General decidió suspender provisionalmente al superintendente nacional de Salud, Norman Julio Muñoz. La sanción es por tres meses. La Supersalud indicó que no ha sido notificada formalmente de esta decisión.

El pasado 5 de septiembre, el Ministerio Público había solicitado a las Superintendencia intervenir la EPS como consecuencia del incumplimiento de las condiciones en las que asumió la prestación de servicios de la extinta Cafesalud.

“Esta intervención busca poner a la entidad en condiciones de cabal y estricto cumplimiento de sus obligaciones como EPS o establecer si debe ser liquidada”, indicó.

De acuerdo con la Procuraduría la decisión se toma, así mismo, por “no haber iniciado procedimientos en contra de la EPS por las reiteradas denuncias de incumplimiento que hubieran podido dar lugar a la intervención forzosa administrativa, toma de posesión, revocatoria o suspensión del certificado de autorización o de habilitación de funcionamiento”.

El 28 de agosto, dijo el procurador Fernando Carrillo, se le pidió al Supersalud explicar bajo qué condiciones se había permitido la entrada en operación de Medimás, pero a la fecha no se ha recibido ninguna respuesta.

A la Súper llegaron más de 20.000 quejas contra Medimás, sin embargo, no se encontró una respuesta adecuada para los usuarios que siguen afectados por la falta de servicios.

Este despacho observa que con la permanencia en el cargo de Norman Julio Muñoz Muñoz, la posible falta se reiteraría “La valoración de la medida preventiva en lo que respecta al presupuesto de la reiteración o continuación de la conducta, cobra vigencia en tanto se observa que las funciones propias del cargo de Superintendente Nacional de Salud le permitirían adoptar las medidas administrativas para garantizar el derecho fundamental a la salud a los usuarios del Medimás EPS y como quiera que hasta el momento no las ha adoptado, este despacho observa que con la permanencia en el cargo de Norman Julio Muñoz Muñoz, la posible falta se reiteraría”, agregó.

El Ministerio Público advierte que no existe ninguna norma que le permita a la Súper otorgar plazos, como lo ha venido haciendo, para que se cumpla dicho requisito, que afecta directamente el derecho a la salud.

La Procuraduría sustenta su decisión en cientos de quejas instauradas por pacientes de diferentes regiones del país que alegan no tener acceso a la salud.

Las fallas

Medimás entró en operaciones el 1 de agosto de este año y se calcula que tiene 5,6 millones de afiliados. El Ministerio Público indicó que falta una red de prestadores de salud. “Las certificaciones expedidas muestran de que esta EPS no ha suscrito ninguno de los contratos necesarios para la prestación del servicio. No basta con una carta de intención”, indicó la Procuraduría. “Entró en funcionamiento sin acreditar la capacidad técnica y científica necesarias para el correcto desempeño de sus funciones”, agregó.

La Supersalud llevaba hasta la segunda semana de septiembre 10.095 quejas y 5.848 solicitudes de información por pacientes que requieren atención urgente. La mayoría de quejas de los afiliados fueron por la no asignación de citas de consulta especializada y de medicina general, la no entrega de medicamentos, restricción en la libre escogencia de EPS y negativa de reconocimientos de incapacidades. Los departamentos con más quejas fueron Bogotá, Antioquia y Valle del Cauca.
Lee más

Hospitales advierten crisis en Savia Salud

Un grupo de clínicas y hospitales de Antioquia alerta sobre su situación financiera y el peligro de una eventual crisis de la EPS Savia Salud. Piden al Gobierno tomar medidas. Habla vocero de la ‘Alianza somos 14 más uno’.

Desde hace un par de años, un grupo de clínicas y hospitales de Antioquia viene levantando la mano para señalar la dura situación financiera que atraviesan estas entidades. De esa iniciativa nació la ‘Alianza Somos 14 más uno’, que se ha convertido en uno de los gremios de la salud más enfáticos en señalar los problemas del sector. Ante las cifras reveladas por la Superintendencia de Salud sobre la situación, tanto de EPS como de IPS, Mauricio Tamayo, uno de los voceros de la Alianza y director de la Clínica Cardiovascular de Medellín, hace un análisis y un diagnóstico sobre la situación real de estas instituciones. El pronóstico es reservado.

Según las cifras de la Supersalud, las IPS están dando utilidades y las EPS pérdidas.

¿Qué lectura hacen sobre ese diagnóstico?

No se trata ni de ganadores ni de perdedores; el objetivo no es hacer una ruptura entre aseguradores y prestadores. Pero, si esas son las cifras, sería maravilloso conocerlas; revelémoslas, pero actualizadas, como se muestran en otros sectores; no tenemos fácil acceso a las cifras.
Pero yo no me concentraría tanto en ese tema. Si uno dice que las IPS están ganando mucho dinero, hay que mirar cuál es la información de provisión de cartera o –como se denomina ahora con las NIIF– de deterioro de cartera que tenemos las clínicas y hospitales respecto del valor total de la cartera y cuántas empresas están haciendo esas utilidades. Si hay más deterioro, mi acceso a bancos va a ser más difícil, pues mi calificación crediticia va a bajar. Yo no es que dude de las cifras, pero diría que se tienen que mirar con mucho cuidado.

¿Cuál es la situación de las IPS de la Alianza?

Esto toca responderlo así. Primero, cuántos antioqueños hay en aseguramiento en salud. Con cifras a junio de este año, somos 6,6 millones de antioqueños. En Savia Salud hay 1,6 millones de personas, que representan 25% del total; en Coomeva hay 667.000, que equivalen a 10%; en Cafesalud, 546.000, es decir, 8%. Entre estas tres tenemos 43% de la población de Antioquia.
A esto se le suma EPS Sura, que tiene 1,6 millones de afiliados, correspondientes a 24%. Y Nueva EPS cuenta con 458.000. Es claro que hay una concentración grande de afiliados; en seis EPS está 74% de la población, es decir, 4,9 millones de antioqueños.

¿Cómo ha evolucionado la cartera y la facturación?

La cartera total de todo el grupo de la ‘Alianza 14 más uno’ a diciembre de 2014 era $1,2 billones; a diciembre de 2015, $1,57 billones; a diciembre de 2016, $1,82 billones y a agosto 31 de 2017, $2 billones.

¿Esto es por mayor facturación o por deterioro de la cartera?

Hay que mirar la rotación de cartera de todo el grupo de la Alianza. A diciembre de 2014 la rotación de cartera era 209 días; a diciembre de 2015, 217 días; a diciembre de 2016, 237 días y a agosto de 2017, 257 días. Hay un franco deterioro de la cartera.
De esos dos billones de pesos que teníamos en cartera vigente a agosto 31, si sumamos lo que teníamos en EPS liquidadas, llámese Caprecom, Saludcoop, más lo que tenemos en Savia Salud, en Cafesalud y en Coomeva –que todos sabemos las dificultades en las que está– y un actor muy importante que es la Secretaría de Salud de Antioquia, la cartera vale un poco más de $1 billón. Es decir, 51,4% de la cartera de los afiliados a ‘Alianza 14 más uno’ está en instituciones liquidadas o en grandes dificultades económicas. La situación es muy complicada.
La rotación de cartera de Cafesalud era 330 días y ya sabemos que a esa cartera le va a pasar lo mismo de Saludcoop. En muchos casos se ha llegado a mencionar que lo que hubo allí fue una cesación de pagos, Saludcoop se liquidó y esta es la hora en que no nos han pagado un solo peso. En el caso de Caprecom, el Gobierno siempre dijo que era la única EPS pública y que ellos iban a reconocer el total de esas deudas; han reconocido una parte, pero todavía falta.
La situación es caótica, ya las clínicas y hospitales están hablando de sacar personas, de cerrar camas. Quienes están padeciendo esas dificultades son los pacientes, aunque nuestra decisión siempre será atenderlos.

¿Cómo han sobrevivido estos últimos años?

La gran mayoría ha dicho: ‘los ahorros que teníamos nos los consumimos’; segundo, vía endeudamiento. El gobierno ha facilitado líneas especiales desde Findeter, nosotros –como Clínica Cardiovascular– hemos hecho uso importante de esos recursos que nos han permitido sobrevivir.
Pero ya tenemos que empezar a abonarles a capital a esos créditos, ya nos estamos viendo en unas condiciones que son imposibles de pagar prácticamente. Se han reducido camas, se ha despedido gente, se ha hecho uso del endeudamiento. En términos generales, estamos recaudando entre el 85% de lo que facturamos cada mes. Todos los meses estamos haciendo más hueco en la cartera. El flujo de caja que teníamos las clínicas y los hospitales se agotó.

En el proceso de Cafesalud aparecieron varias IPS comprando la operación de esta EPS y creando Medimás. ¿Cómo ve esto?

Nos tenemos que pegar un poco de las palabras que mencionó Juan Carlos Giraldo que el tema de la integración vertical de IPS o EPS en términos general no gusta. Pero hay EPS con integración vertical y lo hacen bien, dentro del límite de 30%. Ahí sí la invitación es a la Super, para que controle esos límites de integración vertical. En este caso específico: Cafesalud para el caso de la Alianza 14 más uno, son 94.000 millones. Eso afecta, es importante. Es casi el 5% de la cartera. Pero el mensaje grande es otro.

¿Cuál es? ¿A qué se refiere?

Tenemos una cartera de $2 billones. Savia Salud, de esos $2 billones, nos debe $500.000 millones. Antes ya había quedado pendiente otra cartera: Saludcoop le quedó debiendo a todo este grupo cerca de $70.000 millones y Caprecom $52.000 millones. Con Cafesalud y los primeros meses de operación de Medimás ya suman $94.000 millones. Entre comillas, hemos sido capaces de aguantar todos esos golpes. Lo de Cafesalud nos puso en los límites. Pero, si es cierto lo que se dice, que Savia Salud está quebrada y que hay que liquidarla, y eso le suma $500.000 millones de cartera, olvídese, Antioquia se queda sin hospitales.

¿Qué han dicho las autoridades sobre Savia Salud?

Pues las manifestaciones del gobernador de hace unos diez días son: que él se tendrá que reunir con el Alcalde y el director de Comfama para tomar una decisión al respecto. La invitación es que el gobierno nacional se comprometa con la salvación de este modelo, porque no se nos olvide que el modelo de Savia Salud se mostró como el non plus ultra y el que iba a ser la solución: la integración de los entes territoriales y el sector privado. Hoy no se trata de encontrar culpables o responsables; tenemos que salvar este sector. Las clínicas y hospitales estamos padeciendo las dificultades del sector. Hay una cosa simple que revela la situación crítica y es el tema financiero: no estamos manejando la caja, a diferencia de lo que puede hacer el gobierno central y algunas EPS que manejan la caja con las compensaciones y los giros. En materia de tesorería estamos padeciendo una gran dificultad que nos ha llevado a tomar decisiones que en últimas perjudican a los pacientes directamente.

¿Cuántas camas se han cerrado?

Esas cifras no las revelan las instituciones, pero se supo que el Pablo Tobón Uribe tuvo que cerrar algunas habitaciones para reducir costos de operación; no sé quién más lo está haciendo. Nosotros –la Cardiovascular– estamos trabajando en ese tema también, porque hay que buscar salidas. El mensaje es de compromiso y dedicación por parte de las clínicas y hospitales; pero hoy en día los directores de estas instituciones estamos más concentrados en buscar recursos para poder pasar la semana –ya ni hablamos del mes, sino de pasar la semana–, para sobrevivir, y eso lo muestran las cifras.
A pesar de todo eso, tenemos la convicción en la ‘Alianza’ de nuestro compromiso y dedicación para trabajar con los gobiernos nacional, departamental y municipal. Pero eso necesita recursos, le tienen que poner recursos al sistema. Nuestro compromiso es apoyar, pero necesitamos recursos.
Lee más