Hospitales advierten crisis en Savia Salud

Hospitales advierten crisis en Savia Salud

Un grupo de clínicas y hospitales de Antioquia alerta sobre su situación financiera y el peligro de una eventual crisis de la EPS Savia Salud. Piden al Gobierno tomar medidas. Habla vocero de la ‘Alianza somos 14 más uno’.

Desde hace un par de años, un grupo de clínicas y hospitales de Antioquia viene levantando la mano para señalar la dura situación financiera que atraviesan estas entidades. De esa iniciativa nació la ‘Alianza Somos 14 más uno’, que se ha convertido en uno de los gremios de la salud más enfáticos en señalar los problemas del sector. Ante las cifras reveladas por la Superintendencia de Salud sobre la situación, tanto de EPS como de IPS, Mauricio Tamayo, uno de los voceros de la Alianza y director de la Clínica Cardiovascular de Medellín, hace un análisis y un diagnóstico sobre la situación real de estas instituciones. El pronóstico es reservado.

Según las cifras de la Supersalud, las IPS están dando utilidades y las EPS pérdidas.

¿Qué lectura hacen sobre ese diagnóstico?

No se trata ni de ganadores ni de perdedores; el objetivo no es hacer una ruptura entre aseguradores y prestadores. Pero, si esas son las cifras, sería maravilloso conocerlas; revelémoslas, pero actualizadas, como se muestran en otros sectores; no tenemos fácil acceso a las cifras.

Pero yo no me concentraría tanto en ese tema. Si uno dice que las IPS están ganando mucho dinero, hay que mirar cuál es la información de provisión de cartera o –como se denomina ahora con las NIIF– de deterioro de cartera que tenemos las clínicas y hospitales respecto del valor total de la cartera y cuántas empresas están haciendo esas utilidades. Si hay más deterioro, mi acceso a bancos va a ser más difícil, pues mi calificación crediticia va a bajar. Yo no es que dude de las cifras, pero diría que se tienen que mirar con mucho cuidado.
¿Cuál es la situación de las IPS de la Alianza?

Esto toca responderlo así. Primero, cuántos antioqueños hay en aseguramiento en salud. Con cifras a junio de este año, somos 6,6 millones de antioqueños. En Savia Salud hay 1,6 millones de personas, que representan 25% del total; en Coomeva hay 667.000, que equivalen a 10%; en Cafesalud, 546.000, es decir, 8%. Entre estas tres tenemos 43% de la población de Antioquia.

A esto se le suma EPS Sura, que tiene 1,6 millones de afiliados, correspondientes a 24%. Y Nueva EPS cuenta con 458.000. Es claro que hay una concentración grande de afiliados; en seis EPS está 74% de la población, es decir, 4,9 millones de antioqueños.

¿Cómo ha evolucionado la cartera y la facturación?

La cartera total de todo el grupo de la ‘Alianza 14 más uno’ a diciembre de 2014 era $1,2 billones; a diciembre de 2015, $1,57 billones; a diciembre de 2016, $1,82 billones y a agosto 31 de 2017, $2 billones.

¿Esto es por mayor facturación o por deterioro de la cartera?

Hay que mirar la rotación de cartera de todo el grupo de la Alianza. A diciembre de 2014 la rotación de cartera era 209 días; a diciembre de 2015, 217 días; a diciembre de 2016, 237 días y a agosto de 2017, 257 días. Hay un franco deterioro de la cartera.

De esos dos billones de pesos que teníamos en cartera vigente a agosto 31, si sumamos lo que teníamos en EPS liquidadas, llámese Caprecom, Saludcoop, más lo que tenemos en Savia Salud, en Cafesalud y en Coomeva –que todos sabemos las dificultades en las que está– y un actor muy importante que es la Secretaría de Salud de Antioquia, la cartera vale un poco más de $1 billón. Es decir, 51,4% de la cartera de los afiliados a ‘Alianza 14 más uno’ está en instituciones liquidadas o en grandes dificultades económicas. La situación es muy complicada.

La rotación de cartera de Cafesalud era 330 días y ya sabemos que a esa cartera le va a pasar lo mismo de Saludcoop. En muchos casos se ha llegado a mencionar que lo que hubo allí fue una cesación de pagos, Saludcoop se liquidó y esta es la hora en que no nos han pagado un solo peso. En el caso de Caprecom, el Gobierno siempre dijo que era la única EPS pública y que ellos iban a reconocer el total de esas deudas; han reconocido una parte, pero todavía falta.

La situación es caótica, ya las clínicas y hospitales están hablando de sacar personas, de cerrar camas. Quienes están padeciendo esas dificultades son los pacientes, aunque nuestra decisión siempre será atenderlos.

¿Cómo han sobrevivido estos últimos años?

La gran mayoría ha dicho: ‘los ahorros que teníamos nos los consumimos’; segundo, vía endeudamiento. El gobierno ha facilitado líneas especiales desde Findeter, nosotros –como Clínica Cardiovascular– hemos hecho uso importante de esos recursos que nos han permitido sobrevivir.

Pero ya tenemos que empezar a abonarles a capital a esos créditos, ya nos estamos viendo en unas condiciones que son imposibles de pagar prácticamente. Se han reducido camas, se ha despedido gente, se ha hecho uso del endeudamiento. En términos generales, estamos recaudando entre el 85% de lo que facturamos cada mes. Todos los meses estamos haciendo más hueco en la cartera. El flujo de caja que teníamos las clínicas y los hospitales se agotó.

En el proceso de Cafesalud aparecieron varias IPS comprando la operación de esta EPS y creando Medimás. ¿Cómo ve esto?

Nos tenemos que pegar un poco de las palabras que mencionó Juan Carlos Giraldo que el tema de la integración vertical de IPS o EPS en términos general no gusta. Pero hay EPS con integración vertical y lo hacen bien, dentro del límite de 30%. Ahí sí la invitación es a la Super, para que controle esos límites de integración vertical. En este caso específico: Cafesalud para el caso de la Alianza 14 más uno, son 94.000 millones. Eso afecta, es importante. Es casi el 5% de la cartera. Pero el mensaje grande es otro.

¿Cuál es? ¿A qué se refiere?

Tenemos una cartera de $2 billones. Savia Salud, de esos $2 billones, nos debe $500.000 millones. Antes ya había quedado pendiente otra cartera: Saludcoop le quedó debiendo a todo este grupo cerca de $70.000 millones y Caprecom $52.000 millones. Con Cafesalud y los primeros meses de operación de Medimás ya suman $94.000 millones. Entre comillas, hemos sido capaces de aguantar todos esos golpes. Lo de Cafesalud nos puso en los límites. Pero, si es cierto lo que se dice, que Savia Salud está quebrada y que hay que liquidarla, y eso le suma $500.000 millones de cartera, olvídese, Antioquia se queda sin hospitales.

¿Qué han dicho las autoridades sobre Savia Salud?

Pues las manifestaciones del gobernador de hace unos diez días son: que él se tendrá que reunir con el Alcalde y el director de Comfama para tomar una decisión al respecto. La invitación es que el gobierno nacional se comprometa con la salvación de este modelo, porque no se nos olvide que el modelo de Savia Salud se mostró como el non plus ultra y el que iba a ser la solución: la integración de los entes territoriales y el sector privado. Hoy no se trata de encontrar culpables o responsables; tenemos que salvar este sector. Las clínicas y hospitales estamos padeciendo las dificultades del sector. Hay una cosa simple que revela la situación crítica y es el tema financiero: no estamos manejando la caja, a diferencia de lo que puede hacer el gobierno central y algunas EPS que manejan la caja con las compensaciones y los giros. En materia de tesorería estamos padeciendo una gran dificultad que nos ha llevado a tomar decisiones que en últimas perjudican a los pacientes directamente.

¿Cuántas camas se han cerrado?

Esas cifras no las revelan las instituciones, pero se supo que el Pablo Tobón Uribe tuvo que cerrar algunas habitaciones para reducir costos de operación; no sé quién más lo está haciendo. Nosotros –la Cardiovascular– estamos trabajando en ese tema también, porque hay que buscar salidas. El mensaje es de compromiso y dedicación por parte de las clínicas y hospitales; pero hoy en día los directores de estas instituciones estamos más
concentrados en buscar recursos para poder pasar la semana –ya ni hablamos del mes, sino de pasar la semana–, para sobrevivir, y eso lo muestran las cifras.

A pesar de todo eso, tenemos la convicción en la ‘Alianza’ de nuestro compromiso y dedicación para trabajar con los gobiernos nacional, departamental y municipal. Pero eso necesita recursos, le tienen que poner recursos al sistema. Nuestro compromiso es apoyar, pero necesitamos recursos.